PRENSA1

LARIOJA

Similar a la anterior sería la entrada de cualquier presentador de programa de éxitos, a la hora de referirse al nuevo trabajo de este siempre lúcido músico. Pero, refugiado en la coherencia y el esfuerzo por superarse (musical y temáticamente), Nacho cuenta de nuevo las cosas que pasan, con alevosidad intención e ironía. Corren unos tiempos en que cualquiera que se suba al escenario a cantar, obviando el guitarreo o el bakalao, es etiquetado rápidamente como cantautor. Así que la siempre voraz industria discográfica sigue con su filón para ñoños y suaves, tocándole la china este año a Ismaeles y bailansolas, después de los exitazos soso-intimistas de Rosanas, Javieresálvarez y otros Guerras. Y entre tanto, Nacho sigue tocando los mismísimos a quién quiera dejarse tocar, cual ‘mosca cojonera’ que atormenta conciencias adormecidas.

Ahora llega Insert coin, nueve nuevas canciones, en las que al acostumbrado gusto al cantar y a la bella y modulada voz, se unen letras llenas de crítica social, disfrazada de humor irónico. Son canciones que hacen pensar, así que si lo que quieres es pasarlo bien (que ya sabemos que para cuatro días que estamos aquí…), Nacho Ugarte no es tu banda preferida.

​Pero si estás despierto, escucharás que hasta para cagar hace falta dinero hoy en día, es la sociedad del Insert coin, como bien relata la canción que lo titula. También se recogen los dos temas que Fonomusic editó el pasado año (Viva Groucho presidente y Gente y su lado oscuro), que ya fueron presentados en estas páginas en su momento. A los ídolos de papel que nos ponen todos los ratos en la caja tonta, Nacho dedica Mitifique un fiambre; y al tema de los temas, el internacional, el grandioso, el por todos deseado, el asunto de los asuntos, le da su espacio en Un tema de amor. Dime que pasó es una canción calentita, con esas influencias sabrosonas que tanto busca Nacho últimamente (ahora debe andar por Cuba, a donde ha ido a tocar y seguir aprendiendo, no a lo que van muchos-as). Le sigue la irónica crítica a nuestro estado del Bienestar, en Qué bien se está, otro divertido alarde caribeño, en una conseguida mezcla de ironía músico-vocal. Y finiquita la grabación una canción al viejo estilo ugartiano: guitarra y voz, en Mirabas.

(PD: También hay una canción que se llama Nada, y como nada me dice, pues no digo nada).

Ah! se me olvidaba. La cinta se puede pillar en la Tienda de la Solidaridad en la calle Portales de Logroño.

JAIRO M.M.