El Piramidrum es un instrumento de percusión patentado por Nacho Ugarte en 2004 y construido por Sebastián Fernández.​

OBJETO DE LA INVENCIÓN:

​La presente invención,  se refiere a un instrumento musical de percusión, concebido de tal manera que suponga notables ventajas respecto a otros tipos de instrumentos con finalidades similares.

 El instrumento en sí consta de varias láminas vibratorias dispuestas en distintos planos de un poliedro. Estas caras están dispuestas ergonómicamente para facilitar la ejecución independiente de los dedos. Al tener distintas dimensiones amplía el rango de frecuencia (graves y agudos) que tendría un único parche o lámina vibratoria.

Al ser una combinación de parches o láminas compartiendo una misma caja de resonancia, se amplía la riqueza tímbrica del instrumento, ya que pueden combinarse distintos materiales en cada una de las caras que ya de por sí son de distinto tamaño.

Además al estar dispuestas anatómicamente permite la ejecución empleando los dedos e independizarlos en los distintos planos. De este modo pueden ejecutarse de un modo más rápido y preciso piezas que supondrían una gran complicación. Las dos manos pasan a trabajar con los diez dedos.

ANTECEDENTES DE LA INVENCIÓN​:

Existen numerosos instrumentos musicales de percusión, pero como norma general tienen un único parche o lámina vibratoria para cada caja de resonancia y se ejecutan con un implemento (baquetas o mazas) o bien con las manos sobre el parche, pero generalmente los dedos trabajan como una unidad y no independientemente. Esto supone la limitación sonora que se pretende mejorar ( tímbrica y de ejecución: dos manos).